Nunca diré nada que no pueda quedar como lo último que dije